Categorías
Aspectos técnicos Trainar

Elegir la quinta rueda adecuada

En el anterior post, explicábamos cómo calcular la carga útil de una tractora. Carga, que como decíamos, llega a la tractora a través de la quinta rueda.

En este post vamos a centrarnos en la propia quinta rueda.

La tractora y el semirremolque solamente están unidos por respectivas quinta rueda y el King pin.

Es una obviedad, pero no debemos olvidar que todas las fuerzas y reacciones de la góndola y su carga durante la circulación, las maniobras de carga y descarga llegan a la tractora a través de esta unión.

  • Cuando arrancamos desde parado en una cuesta arriba, la góndola tira de la tractora para atrás.
  • Cuando frenamos, si la tractora frena más que el semirremolque, este “empuja” a la tractora.
  • El semirremolque y la carga que lleva encima, en orden de circulación, se apoyan sobre la quinta rueda y los ejes.
  • En una curva, la carga “tira” e “inclina” el tráiler hacia el exterior de la curva.
  • En cambios de rasante se adapta a la inclinación para no forzar los bastidores.
  • Cuando subimos una máquina por las rampas traseras de la góndola, ésta tiende a levantar la tractora como una palanca.

En los semirremolques especiales, estas fuerzas son, en general, mayores que en el transporte convencional, por eso es importante escoger la quinta rueda adecuada.

Hay dos medidas de King-pin y por tanto, de quinta rueda:

  • De 2”.
  • De 3 ½”.

La mayoría se refiere a ellos como “grande” y “pequeño”.

El King pin de 2” es el más usado en el transporte convencional, diríamos que el 99% o 100% lo utiliza.

En transporte especial, según el fabricante SAF Holland, el límite máximo para el uso del King Ping de 2” son las 80 toneladas de conjunto (Peso de la tractora + peso del semirremolque + peso de la carga). Así pues, King Ping de 3 ½” será la única opción cuando el peso máximo del conjunto supere las 80 toneladas.

Volviendo sobre el ejemplo que usábamos en el anterior post.

Teníamos una tractora 6×4 que, según los datos de la TIT (Tarjeta Inspección Técnica), tenía una carga útil (sobre quinta rueda) de 23.885kg. y, además, se indicaba que la quinta rueda instalada es una Jost JSK38 C1.

Si consultamos la ficha del fabricante de la quinta rueda (Jost), nos encontramos estos datos:

Además del valor U (Imposed load), en esta tabla también encontramos otro valor muy importante a la hora de elegir la quinta rueda. Se trata del valor D, la resistencia a las fuerzas horizontales, se mide en kN y en este caso es de 260 kN.

Si queremos conocer este valor, tenemos que calcularlo. Y para que circulemos con seguridad el resultado del cálculo siempre deberá ser inferior al valor D que indique el fabricante, en este caso, a 260 kN.

¿Cómo se calculan las fuerzas horizontales?

Existe una fórmula ya establecida para calcular el valor D:

Supongamos que tenemos un conjunto con estos pesos:

El valor de las fuerzas horizontales a que está sometida la quinta rueda en este ejemplo son 179,10 kN. El valor D en la Jost JSK-38 C1 es de 260kN. Por lo tanto, este valor también nos confirma que la quinta rueda es adecuada para esta combinación.

En este enlace tenemos una calculadora que hace automáticamente el cálculo por nosotros.

Las consecuencias de no seguir las recomendaciones del fabricante suponen poner en riesgo la quinta rueda de nuestra tractora, por un desgaste prematuro de la misma o, peor aún, directamente su rotura.

Por ello, es tan importante elegir la quinta rueda adecuada para nuestra tractora y tener muy presente el trabajo al que va a ser sometida, para evitar su sobrecarga y asegurarnos una vida útil más duradera de la quinta rueda de nuestra tractora.


Foto de portada: SAF Holland

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.